miércoles, 27 de abril de 2016

Sociedades Ansiosas



Resultado de imagen para gente grandes ciudades


Las sociedades modernas se caracterizan por la ansiedad.  

La ansiedad es un estado psicológico que permite a los individuos saber que algo en su vida o en su persona no se encuentra en equilibrio.  

Es decir, la ansiedad en el plano psicológico es para las personas, lo que la fiebre o temperatura es para una reacción biológica.

En este sentido mantenernos ansiosos es como si estuviéramos permanentemente afiebrados.  

Vivir en sociedades ansiosas y en pautas y comportamientos que generan más inquietud es la pauta de hoy.

Vivir ansiosos nos lleva a la impaciencia, al desasosiego.  Estamos impacientes por llegar al trabajo, por ir al antro, por qué vamos a hacer después del antro y hasta por lo que tenemos que juntarnos antes del antro, lo que hoy los jóvenes, llaman el precopeo.

No basta con irse de antro y pasarla bien.  Lo que importa, al parecer, es la necesidad del alcohol, cuando sólo es eso lo que toman.  La ansiedad genera adicciones, cualquiera que sea su naturaleza.  Una ansia que no puede dejarse pasar, se tiene que cubrir la necesidad, ya, ahora, en el momento.

Dentro de los comportamientos o inquietos que la angustia generan.  Son las prisas de hacer algo, para darle salida a este estado impaciente, de zozobra y de inquietud. 

Algunas personas se lanzan a la adicción de las drogas, el alcohol, las tachas, la coca, la mota, por nombrar, algunas.  Esto es en cuanto al abuso de sustancias.

En otro orden se encuentra la ansiedad por la comida. Anorexia, bulimia, comedores compulsivos, obesidad, tratándose de algunos de los Trastornos de Alimentación.  Así pasamos a la adicción y ansiedad por el deporte.  Horas y horas en el gimnasio. Adulación al cuerpo, el placer de verse bien, sentirse bien, lucir espectacular.  

Existen personas que lo hacen por salud, es indudable, pero también existen personas que no pueden prescindir de los momentos adictivos del deporte. Y entre ellos, se encuentra, por ejemplo, la vigorexia.


Observamos por otro lado, la adicción al trabajo, a la computadora, a los videojuegos, al internet.  A la ansiedad de mantenernos conectados con las redes sociales, porque hoy, por hoy, es ya una forma de socializar y estar en contacto con nuestros cuates, con el mundo y de por hay, hasta una amorcito nos encontramos en la red.

La ansiedad por tener, tener y tener lo mejor, lo más nuevo, lo de vanguardia. No basta con tener un celular, tenemos que tener el que tenga más funciones, que podamos recibir todos nuestros mensajes en el momento, además cargar la música, las fotos, nuestra vida completa se encuentra en ese aparato que se ha tornado nuestro compañero de vida.

Las sociedades ansiosas también se demuestran en nuestro consumo y en los medios de comunicación, de manera que lo que nos muestran son situaciones plagadas de destrucción, narcotráfico, guerras, violencia.  La violencia puesto y ordenada a la orden del día en nuestros hogares.  Así casi estamos en el lugar de los hechos, en el momento preciso que está sucediendo.

La violencia generada por las ansiedades humanas, que al mismo tiempo, generan más ansiedad y más violencia, además de una sensación de desprotección.  Y así, para huir de este sentimiento de vacío, nuestro mejor recurso son las adicciones.
En suma, la ansiedad es generadora de más ansiedad, de violencia y de adicciones. 

Pareciera que las sociedades violentas nos orillan a ello.  Pero también es cierto que las sociedades, no se conforman solas, sino por hombres y mujeres ansiosas que le dan un toque a la vida diaria.

Mi punto de vista, es que necesitamos repensar las maneras y formas de vivir que los seres humanos estamos llevando en nuestra vida cotidiana en estas sociedades ansiosas.

Y para eso, necesito contestarme algunas cuestiones:
-      Cómo genero Yo ansiedad en mi vida ?
-      Cómo permito que se generen las adicciones en mi familia?
-      Qué alternativas de vida les doy a mis hijos, aparte de darles dinero para sostener sus ansiedades?
-      Qué tipo de violencia observo en la tele, en internet, en las escuelas, en mi barrio, en mi propia casa?

Es un problema complejo y que tiene muchas artistas.  Pero sólo mediante las acciones personales podemos realizar un cambio en nuestro entorno y vivir al menos, con menos ansiedad.  La ansiedad también correo la calidad de vida física y emocional.  Sí cada uno de nosotros pudiera reflexionar sobre sus pautas de vida, seguramente, podríamos de ayudar a no generar, al menos, en nuestro entorno y con los nuestros menos ansiedad, adicciones y violencia.

También la pareja se ve envuelta en estos patrones de comportamiento ansioso, dando como resultado, relaciones conflictivas y destructivas, cuando no sabemos cómo llevarlas de la mejor manera.

En Cecreto nos preocupamos y atendemos siempre la parte más sensible de los seres humanos, su propia existencia y experiencia.  Gracias por leerme mi Misión es la calidad de vida emocional.

Ana Giorgana

Suscríbete a nuestro boletín

foxyform