domingo, 4 de octubre de 2015

La Resiliencia: una habilidad para la vida

Resultado de imagen para resilienciaAna Giorgana   www.cecreto.com



“La resiliencia se ha definido por varios autores y se refiere a ciertas pautas de comportamiento que presentan los seres humanos para sobreponerse y sacar provecho de ellas, salir de la adversidad”
La resiliencia es un término que se ha toma de la física y se refiere a la capacidad de un material para recobrar su forma, una vez, que ha sido sometido a diversas presiones. Volver a su formar, recuperar su densidad y volumen.
En Psicología y en las nuevas ciencias del comportamiento se refiere, por tanto, a la capacidad de aquellas personas que logran recuperarse y salir de nuevo después de un momento de quiebre, de haber caído en una situación adversa y logra recuperarse y salir victorioso.
Una gran cantidad de estudiosos han dado sus propias definiciones. Pero es claramente definido cómo aquellas circunstancias que permiten rebotar y salir de condiciones desfavorables y de un gran dolor emocional.
La resiliencia se desarrolla de acuerdo con las condiciones personales y las necesidades propias. Existen factores importantes que llevan a la persona a utilizar todos sus recursos para salir de esa situación. Existen tres cuestiones importantes en la resiliencia:
1.- La capacidad de preservar la vida. Supervivencia.
2.- La integridad personal ante las diferentes presiones que su misma situación implican.
3.- La importancia de desarrollar conductas vitales positivas y efectivas que le permitan construir una situación más favorable a su situación.
Los estudios de la Psicología positiva se centran sobre este atributo de la resiliencia de los seres humanos, y se refiere a: capacidades, atributos, valores, sentimientos, acciones y pensamientos.  Centrarse en lo positivo y mantener la entereza, pese a las circunstancias.
Por cuestiones adversas se refieren a:
Divorcios, pérdida de la salud, quebrantos económicos, vivir situaciones de desastre ambiental, la pérdida de la familia, muertes, pérdida del estatus. Para cada persona es diferente lo que se considera adverso o desfavorable.
Algunas características de las personas que muestran resiliencia son las siguientes:
-          Una autovaloración fuerte y confianza en sí mismos.
-          Personas independientes que ejercen sus acciones y pensamientos sobre su recuperación.
-          Una gran habilidad social. Fuerte capacidad de dar y recibir.
-          Un alto grado de disciplina y alto sentido de responsabilidad.
-          Reconocimiento y valoración de las propias capacidades.
-          Creatividad.
-          Pensamiento abierto y flexible.
-          Diferentes intereses en la vida.
-          Alto sentido del humor.
-          Aprecio de las relaciones.
-          Aceptación de las diferencias.
-          Proyección de futuro
-          Percepción de sus propios sentimientos y de los otros: capacidad de empatía.
-          Una gran tolerancia a la frustración y al sufrimiento.
-          Capacidad de concentración y atención.
-          Establecer metas y cumplirlas.
-          Entienden su situación como transitoria y no definitiva.
-          Muestran un alto significado y sentido de su propia vida.
-          Aprendizaje significativo de sus propias experiencias.
¿Es posible desarrollar la Resiliencia?
De acuerdo a diferentes estudios, sí es posible desarrollar algunas de las habilidades y actitudes que se observan en las personas resilientes.
Aquí se encuentran algunas de las actitudes que se han observado en la Resiliencia que puedes, tal vez, incorporarlas a tu vida, sí deseas mejorarla:
1.-  Mantener y cultivar relaciones positivas y constructivas: estar alerta de promover relaciones sanas en todos los ámbitos: consigo mismos, con amigos, familia, compañeros de trabajo.
Este hecho, es uno de los elementos más importantes. La red de relaciones permite el apoyo en los momentos más difíciles y críticos en la situación de adversidad y en su desarrollo para mejorar.
2.- Pensamiento Positivo y Constructivo: profundo análisis sobre las condiciones que lo llevaron a la situación. Establecer los aprendizajes significativos de la situación. Y, establecer claramente nuevos pensamientos constructivos y positivos sobre la visión del presente y el futuro.
3.- Establecer Metas, objetivos: las metas y los objetivos rigen los comportamientos y las acciones de las personas. Lleva a poner un claro plan de vida día a día, momento a momento. Evitan la postergación.
4.- Aceptación de la realidad: dejar de estar en conflicto con la situación y salir de su condición de frustración. No hay nada que cambiar. Las cosas son como son en el momento presente. Se centra en la búsqueda de soluciones.
5.- Tomar acciones: que lleven al objetivo y a la meta. Capacidad de cambiar de rumbo sí algunas de las acciones han sido erróneas, no quedarse en la mortificación por no haber logrado con esa acción los resultados esperados. Modificar el rumbo cuando sea necesario.
6.- Alto grado de confianza en sí mismo: hacer un recuento de los talentos, habilidades, capacidades, dones, inteligencia y un alto grado de esperanza para llevar una vida exitosa.
7.- Optimismo, pensamientos positivos, confiar en otros: muestran una actitud positiva frente a la vida, frente a su situación y circunstancias.
8.- Un alto grado de energía y compromiso con su recuperación y metas.
Las personas resilientes aceptan que necesitan apoyarse en todos los factores disponibles para poder salir de sus condiciones. La Resiliencia que se quiere establecer como forma de vida es necesario que siga determinados en metas y objetivos en todos los aspectos de sus vidas.
La Resiliencia también es un apoyo que se lleva en las consultas psicológicas basadas en el humanismo.
A Mí  puedes contactarme a través del formulario de esta página: www.cecreto.com
Ana Giorgana


Suscríbete a nuestro boletín

foxyform