domingo, 21 de octubre de 2012

Sociedades Violentas...

Hace algún tiempo he escrito algunas reflexiones sobre la violencia y cómo repercuten en las 

personas y sus relaciones en lo individual...

Ana Giorgana
www.cecreto.com


La violencia parece ser una de las características de las sociedades actuales. Se observa, se vive y se experimenta por doquier. Nadie escapa de ella. Los hombres y las mujeres tienen que estar al acecho, de que otro, no venga a violentar sus derechos, su calma, su productividad, a su familia. Cuidar sus pertenencias y estar muy abusados para que no existen situaciones de abuso del afuera.
Pero también es una realidad que la violencia se puede ver en las formas y modos de comunicación, las imágenes, las noticias, el mundo del espectáculo y de la política da rienda suelta a sus agresiones y violencia frente a otros. Los más poderosos tampoco se escapan de sufrirla. Los diarios se convierten en sus bastiones para dar a conocer las atrocidades de otros, en el mundo de la política es lo usual, y más en épocas electorales.
La violencia tiene consecuencias graves cuando se enfocan como el único medio de relación entre los seres humanos. La violencia externa es difícil controlarla o quitarla de nuestras vidas. Está más allá de nuestras posibilidades de acción.
Cecreto también cuenta con temas sociales 

Pero la violencia interna, la que se gesta en el seno mismo de las familias está destinada a dejar fuertes implicaciones en la vida de quienes la ejercen como de quienes la padecen.
Nadie se considera violento sino que son sus formas y maneras de educar.
Nadie se considera agresivo sino que son las maneras de demostrar cuánto ama a su pareja. Nadie está en condiciones de reconocer su propia violencia y eso es lo más grave, la falta de conciencia frente a las actitudes propias o ajenas matizadas de rudeza, incomprensión, poder y control.
Todo acto de violencia tiene repercusiones. La primera es el descontrol y las fallas en el control de la rabia, de los impulsos que salen en su expresión más bárbara frente a otros que se consideran como menores al que ejerce la violencia.

El llanto de un Mexicano

Un correo inususal llegó esta mañana a mi bandeja de direcciones. 
 Por alguna razón, llamó mi atención. Me pareció una interesante reflexión, sobre todo, sí el autor es el mismo que lo escribe. 
Lo comparto porque me parece un pensamiento importante.

 Por Luis Donaldo Colosio Riojas Me preocupa. 

Me preocupa que veo a un país olvidado por sus líderes, quienes se concentran en sacar adelante sus carreras y a sus partidos antes que a su gente. 

 Me preocupa ver un abismo de desigualdad y diferencia, permeado todo por la infame indiferencia de quienes tienen la responsabilidad de honrar la confianza de su gente. 

 Me preocupa ver que en el Congreso imperan el caos y la desunión, que los ‘triunfos’ de mis diputados sean ver quién difama más al otro o quién silencia con más fuerza. 

Que exista un aura de trabajos inconclusos y que los pocos que se dedican al trabajo son sopesados por quienes se dedican al ultraje. 

Me preocupa ver más respeto en las tribunas de un clásico de futbol mexicano que en los escaños y curules legislativos. (¿que se puede esperar de la raza?) Funcionarios públicos ausentes o sumisos (NISI) (Ni trabajan,pero SI cobran) y fuerzas policiales abandonadas o corrompidas es el maltrato que nos dejan nuestros gobernantes. 

Benditas aspiraciones de nuestros jóvenes con tanta materia prima corroída. No es sorpresa que ‘ni estudien, ni trabajen’ si el sistema educativo es cada vez menos adecuado y continúa decayendo gracias a quienes se supone deberían levantarlo. 

El empleo y las oportunidades son virtualmente inexistentes y nuestra economía es tratada con la lujuria de unos cuantos. Me preocupa mi tierra, sangrando a borbollones, con sangre nacional y extranjera, de quienes depositaron su confianza en unos cuantos. Me preocupa que ‘esos cuantos’ tampoco sean eficaces porque ‘algunos muchos’ se empeñan en que fallen con tal de alzarse el cuello y alardear un ‘se los dije’.

 La desigualdad de ideas nunca ha sido crimen, pero el callarlas y asesinarlas es nuestro nuevo movimiento nacional. Miles de millones de pesos, de nuestro dinero, de nuestros impuestos, se reparten a ‘unos cuantos’ para hacer bien ‘muchos nadas’, mientras tanto nuestros niños tienen hambre, tienen sed y tienen miedo. Miedo, no de una inseguridad que crece sin medida, sino de lo que seguramente terminarán siendo: seres olvidados y marginados por su patria y a quienes luego se les reclame de ‘holgazanes’. 

Se les castigará por ineficientes y por no saber aprovechar las infinitas oportunidades inexistentes que tuvieron. Nuestros niños, ¿pero qué demonios les hicimos? 

 Me preocupan todos y cada uno de los miembros de mi familia, más de 112 millones de ellos, que miran al futuro sin un rumbo certero, ese rumbo que nuestros predecesores se negaron rotundamente a asegurar y que ahora miran con desconcierto alegando que ‘no es su culpa’. 

Y la pelea continúa; y las divisiones incrementan; y las diferencias se exaltan; y nuestros niños, mientras tanto, sufren. ¿Pero qué te pasa, México? ¿En qué momento se volvió rutina suicidarte? 

 Me preocupa mi gente, que prefiere esconderse frente a una pantalla de televisión que detrás de un libro, o mejor aún, de un oficio. Me preocupa que la política de desarrollo colectivo nacional en estos momentos pareciera que se llama 'resignación', pareciera que se llama 'derrota'. (dificil pelear contra las diversas mafias que se apoderan de los puestos publicos para saquear el pais) 

 Me niego rotunda y enfáticamente a quedarme dormido, a darme por vencido. Así me tachen de por vida de demente o inadaptado. 

Qué ilusos somos todos al pensar que México necesita héroes, si lo único que le hace falta es la atención de sus ciudadanos, o mejor quizá, unos cuantos más de estos.

 Este es el movimiento de la tercera insurrección mexicana, cuyo campo de batalla se libra en nuestros propios corazones, donde las únicas armas que encontremos y utilicemos deberán ser la paz, el trabajo y la Patria: suficientes muertes ha soportado lo sagrado de este suelo, y la tierra que se tiñe de rojo con la sangre de mi sangre es testigo de mi entrega. 

La batalla se gana en el corazón de nuestra gente, al denunciar nuestras propias faltas al país... y a nuestra estampa. HIJO DE TIGRE.... 

 El autor es hijo de Luis Donaldo Colosio y Ana Laura Riojas. Es fundador del despacho Basave, Colosio, Sánchez Abogados y catedrático de la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

sábado, 6 de octubre de 2012

La vida es una experiencia individual...


Ana Giorgana
Terapeuta
Coach en temas de calidad de vida

Así parece y todos estamos de acuerdo, pero:  ¡No!
Nos movemos de acuerdo a lo que dicen los otros. 

Es más importante lo que los demás puedan pensar, hacer o decir y entonces dejamos de lado nuestra propia existencia.
Vivimos aferrados a nuestra tragedia de relaciones con los padres, con los hijos, con la pareja, en fin, estamos tan atentos de los demás que olvidamos nuestra propia esencia, nuestro ser y así vamos por el mundo deseando y queriendo vivir en plenitud sin darnos cuenta que estamos alejados de nosotros mismos.


Al final un gran vacío se apodera de nuestros días, de nuestras noches y de nuestra alegría y plenitud. 

Creemos que la vida “es así”, que no hay remedio y nos atrevemos y aventuramos a desdibujarnos y vamos por la existencia dormidos sin poder respirar.
Ahogándonos en nuestro propio malestar...
La vida es una experiencia individual es tomar conciencia de nuestra responsabilidad para construir nuestra propia realidad.
Pero para ello, necesitamos cerrar ciclos y experiencias del ayer, de antier, de en la mañana y solo centrarnos en el hoy.
El momento presente es el único camino que nos permite tomar acciones tanto para construir una vida más placentera o para destruir nuestro AHORA con quejas y mayores sufrimientos.
La vida es una experiencia individual es un tema que se trata con mayor profundidad en mi libro:
Cómo Enfrentar los Duelos y las pérdidas. Cerrando ciclos en la vida: un camino hacia la libertad emocional.
Si de verdad estás interesado en darle un mayor sentido a tu vida, sería conveniente que visitaras nuestra editorial.




Siempre es grato que seas parte de cecreto.
La magia de la tecnología ahora nos permite contar con terapia en línea desde cualquier parte del mundo y son muy interesantes los resultados que hemos obtenido…
También puedes visitar nuestro blog sobre historias de parejas y relaciones humanasAnawwwww.cecreto.com

jueves, 20 de septiembre de 2012

Mandamientos para una vida plena según Alejandro Jodorowsky



 


Periodismo de calidad...
Ana Giorgana

Terapeuta y Experta en temas de calidad de vida.




Alejandro Jodorowsky es un hombre versátil formado en diversas escuelas, pero sobre todo su personalidad cautivadora lo dice todo...

Circulan por ahí algunos mandamientos que nos llevan a elevar la vida. 

Son ochenta y tres esos mandamientos, se dice que son tomados de la obra de Gurdajeff...

Es necesario conocerlos, reflexionarlos, pero sbre todo, aplicarlos.

Aquí te  los dejo para que los equipares con tu propia vida y puedas pulsar en qué lugar te encuentras del autoconocimiento y desarrollo personal.

Tenemos que cumplirlos sí deseamos una vida plena. 




Cada quién está en el lugar que le corresponde en la vida.

¿Será?

domingo, 16 de septiembre de 2012

Las sociedades del Escándalo


Ana Giorgana
Publicado en Milenio Puebla
En un artículo publicado hace algunos años, en el diario El País, por Mario Vargas Llosa, el autor plantea y hace una crítica acerca de las sociedades del escándalo, y de cómo el periodismo se ha desvirtuado en su función y acción, así como en su actuar dentro de la sociedad. Yo agregaría, además, que en estas civilizaciones se encuentran también los tintes narcisistas que se enmarcan en una sociedad del escándalo.
El escándalo se ha convertido en una forma de informar de presentar la vida de los famosos y de todos aquellos que consumen una prensa amarillista.
Por supuesto, que esto desvirtúa al periodismo serio, siendo su orientación la de informar, criticar y reflexionar. Así en el momento en el que el escándalo se convierte en el medio para la publicación de diarios, noticias y medios, se habla entonces, de una situación de explotación tanto de las figuras famosas como de la corrupción que se hace uso de estos medios. El escándalo y el narcisismo dominan la vida de la información.
Y en palabras del mismo autor:
"La civilización del espectáculo ha llegado para quedarse y revolucionar hasta la médula instituciones y costumbres de las sociedades libres"
La prensa libre es una manera de vivir en estas sociedades modernas, sin embargo, en esta libertad se trastoca la vida de los otros, se entra a su intimidad, se les intimida y además se les pide una gran suma de dinero para que cese el tal escándalo de los famosos. ¿Cuál es entonces, el verdadero límite de esa libertad de expresión ?
El escándalo se dirige hacia todos los factores que tienen que ver con el sensacionalismo: la corrupción, el narcotráfico, la sexualidad, los amores, la guerra, la crueldad y a todas las fases que denigran la vida social.


Así los medios se han convertido en la cultura del entretenimiento, y yo agrego: también de la imagen y su impacto en la vida de las familias, de las personas y de los consumidores de ese tipo de información.
Por otra parte, agrega, Mario Vargas Llosa: “la prensa seria no se atreve a condenar abiertamente las prácticas repelentes e inmorales del periodismo de cloaca porque teme –no sin razón– que cualquier iniciativa que se tome para frenarlas vaya en desmedro de la libertad de prensa y el derecho de crítica”
Así la conquista de la libertad de expresión se ha convertido en su propia coartada y en su trampa y por tanto, se ha desvirtuado la ética y el valor que sugiere ese valor y esa misma libertad.
En este sentido la vida social moderna está íntimamente ligada a una serie circunstancias que descuadran de su punto exacto el valor, lo social, la propia experiencia humana.
El ser humano se ocupa de la propia existencia humana como un gran negocio para lo cual utiliza los medios de información.
“El fin justifica los medios”.
Mario Vargas Llosa hace énfasis en el sentido de que la apariencia ha sustituido a la sustancia, y en este sentido es en el que yo hablo acerca del narcisismo, la imagen, lo que se ve, lo que brilla, la admiración, la adulación dominan el cuadro de la vida social, aún más de los jóvenes que al parecer, cada vez más, están menos equipados para un pensamiento crítico, por el contrario, lo mediático, estar en la palestra de las redes sociales, tener visibilidad es lo importante, es lo de hoy. Una forma más de estar en el reflejo.
Realmente somos libres o ahora estamos más esclavizados que nunca a una prensa y a una información banal y sin escrúpulos que se mete en todas las áreas de la vida humana, en su privacidad, y en aras de la libertad, se coarta la de otros.
Y así, entonces, ¿dónde queda el ser humano que construye sociedades más productivas, más libres, más enriquecedoras, si somos capaces de sacrificarlo todo, por un poco de diversión y sensacionalismo?
Coincido con el autor, pero sobre todo, y siempre se agradece un artículo serio, crítico y reflexivo. Me preocupa ampliamente la orientación hacia el narcisismo y el escándalo de la vida de las sociedades de hoy…Pero sobre todo, me llama la atención que este es un proceso doble, esos escándalos y narcisismo sociales, existen porque hay un sinfín de consumidores que se encuentran ávidos de esa forma de vida.
Mi misión es la calidad de vida emocional.

martes, 11 de septiembre de 2012

Los espejos rotos de la vida interna...


Las sociedades modernas están expuestas a una constante prisa. Todo se mueve demasiado rápido, el tiempo, los compromisos, la vida, la existencia.
Sin embargo, los seres humanos tenemos un ritmo y una forma de vivir la vida que no necesariamente, corresponde a las prisas modernas.
Nos vamos adentrando en una jungla sin sentido. Sin darnos cuenta que cada día nos alejamos más de nosotros mismos, de lo que queremos, de lo que necesitamos. Simplemente existimos.
Y de pronto, nos sentimos como extraños en nuestro propio cuerpo  con una vivencia llena de estrés, de presión y también de depresión. Poco a poco lo que queremos de nuestras vidas se desdibuja, se va de nuestras manos y pareciera que no tenemos control sobre nuestras vidas.
Algunas personas bajo estas circunstancias o similares padecen depresión. Vemos este padecimiento en nuestros amigos, parientes, pacientes y compañeros de trabajo. También lo observamos en la vida pública en el transporte y en algunos lugares a los que asistimos.
La Depresión se considera un trastorno del Estado de Ánimo. Es decir, estamos desanimados. Y, todo aquello que queríamos y pensábamos de nosotros mismos se muestra como un espejo roto de nuestra vida interna.
Nos rompemos en cachitos y en pedacitos. No podemos reconocer la imagen de nosotros mismos. Está fragmentada. Estamos deprimidos.
Nuestros espejos rotos tienen que ver con desilusión, sentimientos de no valer, una autoestima fragmenta, en déficit que se manifiesta en un desprecio permanente hacia quiénes somos.
Y un espejo roto no permite darnos cuenta de esa imagen que nos refleja y nos envuelve bajo el velo de la depresión:
-      Los sentimientos son  perturbadores.
-      Los pensamientos son negativos principalmente hacia las circunstancias actuales y el futuro.

-      La autoestima está llena de fracturas y de heridas, por tanto, no nos reconocemos en los espejos en los que nos miramos.

Uno de esos espejos es la pareja.

Esa pareja que nos hace sentir llenos de vida o de odio.

Las parejas representan un espejo de nosotros mismos. No es exactamente la pareja sino el estilo de relación que establecemos. Las depresiones tienden a las dependencias, y por ello, es importante, reconocer que hemos estado dependiendo de su aceptación, amor, reconocimiento y rompemos con el espejo interno de nuestra valía.

Los espejos rotos se encuentran en nuestras relaciones con la pareja y con quiénes convivimos en el día a día.

Sentir que la vida es un espejo roto es vivir una existencia disociada y con un gran sufrimiento interno, tal vez, no reconocido.

Sí el espejo de tu vida y de tus condiciones se ha estrellado contra los muros de la frustración, por las razones que sean, es importante que tomes acciones para superar tus males y sinsabores.

La Depresión es una enfermedad progresiva y silenciosa que requiere la intervención de los especialistas.

Cuando los conflictos con la pareja parecen no tener solución o se ha llegado a la ruptura, es el momento de emprender un camino de crecimiento.

Te invito a que visites Cecreto y sus recursos editoriales…

También contamos con terapia en línea lo que permite que cuentes con un proceso terapéutico de calidad, no importa dónde te encuentres.
Cómo Recuperar la Confianza en el amor, es nuestro material estrella, ampliamente consultado que ha permitido a muchos salir de ese lugar de la desesperación amorosa.
Como Recuperar Confianza en Amor

jueves, 6 de septiembre de 2012

La importancia de lo que decimos...


Las palabras construyen el lenguaje. Una de las características del ser humano es la posibilidad de contar con un sistema estructurado plagado de significados y significantes que le permiten construir su identidad, su ser, su sociedades y al mismo tiempo, la posibilidad de darle un sentido a la experiencia.

Pero quizá muchos de nosotros nos preguntamos qué es la experiencia? La experiencia es aquello que da sentido a nuestra existencia. Aún cuando dos personas tengan la misma experiencia, sus impresiones, su vivencia no puede ser igual, no se equiparan en lo que se refiere a su significado.


Es decir, el lenguaje es el camino mediante el cuál nuestra personalidad va adquiriendo forma, sustancia y estructura. Algunos filósofos han denotado este fenómeno específicamente humano: “aquello que yo te digo en tu presencia, tu lo vas a vivir en tu existencia”


Esta frase impregnada de profundidad y traducida a las conductas humanas, quiere decir, que aquello que decimos a los que están con nosotros, eso es exactamente lo que nos van a reflejar, parece un mecanismo complejo, sin embargo, representa una de las realidades humanas que se nos demuestran día a día:


 Sí un niño es formado en la crítica, en el no hacer nada bien, en sólo estar atentos de sus errores pero no de sus aciertos. Y lo significamos como: tonto, irresponsable, flojo, descuidado, sin consideración, etc. La conducta que nos va a dar, o la única manera que puede demostrar su ser, su existencia, después de tantas veces que se lo hemos dicho es precisamente esa: SER TONTO, IRRESPONSABLE, FLOJO, DESCUIDADO Y FALTO DE 


CONSIDERACIÓN.

Nuestras palabras le han construido una realidad interna que sólo es posible confirmar mediante su conducta. El resultado es la insatisfacción de todo aquello que hace, no importa qué, al final él o ella se sienten insuficientes.

Por el contrario, sí un niño es formado en la adulación en tomar en cuenta sólo aquello que hace bien, su brújula interna está orientada a sus habilidades y capacidades, sin embargo, también existe un desequilibrio. El chico crecerá creyendo, pensando, sintiendo, que todo lo que él o ella hacen es correcto, está bien. Craso error, formamos, construimos seres narcicistas, con egos inflados, que creen que su paso por el mundo es brillante, cualquier cosa les parece poco, siempre sienten que el mundo necesita adaptarse a sus cualidades. Lo cuál representa un serio problema en la construcción de una identidad que tiene que vivir por fuerza necesaria en una realidad social.


Indudablemente es mucho más alentador crecer en un ambiente en el que se alaban las potencialidades y habilidades, que se refuerzan y se alientan de acuerdo a la realidad, pero de acuerdo a la experiencia personal. 


Es decir, si un hijo tiene habilidades para las artes, promover su interés, que sí es para las ciencias estar conscientes de ello, o tal vez, para las relaciones públicas o las ventas, centrar ahí el interés.


Las realidades humanas y como existencias humanas me refiero a lo que cada persona cuenta en su individualidad no a lo que nosotros esperamos de ellas. Lamentablemente construimos a los demás: nuestros hijos, nuestros padres, parejas, amigos, ámbitos sociales y laborales, de acuerdo a lo que nosotros damos por sentado de ellos o ellas, es decir, de acuerdo a nuestras expectativas. Y perdemos de vista la riqueza del otro, lo que sí nos pueden dar, estamos tan centrados en lo que hemos construido mediante nuestras palabras y expresiones frente a lo que no nos deben otorgar de acuerdo a lo que esperamos de ellos.

Y entonces soltamos frases como:
 Me defraudas.
 Me decepcionas.
 No esperaba eso de ti.
 Me has traicionado.

El resultado es que tanto el otro como nosotros nos sentimos insatisfechos en la relación, a través de nuestro lenguaje construimos a un otro que en realidad no existe, el otro tiene toda la libertad de ser como es, de actuar como le plazca de acuerdo a su personalidad, contexto y entorno.


Dónde queda entonces la importancia del lenguaje. En el libro Los cuatro acuerdos, de Miguel Ruiz, comenta:

SEAMOS IMPLECABLES CON NUESTRAS PALABRAS

Puesto que aquello que yo hablo del otro, también habla de mí, es decir, hablar, utilizar el lenguaje para significar a otros, también está hablando de mí mismo. Es decir, hablo del otro, me refiero al otro, pero en realidad estoy hablando de mí mismo. Lo que expreso habla de mi manera de ver el mundo, de mis creencias, de mis verdades y también de mis errores y prejuicios.


La importancia del uso del lenguaje, expresar exactamente lo que queremos decir con palabras que signifiquen aquello que quiero que se me entienda, pero a veces, no utilizo las palabras adecuadas para ser comprendido. Será que es problema de los otros, o será que es un aprieto en el que yo mismo me he metido?


Sí el lenguaje construye, sí es importante decir, aquello que verdaderamente necesito y quiero expresar, porque algunas veces dudo y me detengo ?. Algunos tips en el arte de hablar bien y significar a otros y a mí mismo para lograrlo:

 SER CLARO

Decir exactamente lo que necesito expresar. Quiero que me acompañes al cine a ver tal película. Claro aquí caemos en un problema. El otro puede decirnos, no me gusta, no tengo ganas.


 SER ESPECÍFICO


Centrar exactamente mis peticiones en lo que requiero, no caer en recriminaciones del pasado, que no llevan a ningún lado. Tú nunca quieres hacer lo que a mi me interesa. Pero el otro, sea quién sea, no tiene la obligación de adecuarse a nuestros intereses. Puede hacerlo, pero no es una exigencia.


 SER DIRECTO Y ASERTIVO


No dar rodeos. No dar largas. No permitir que los conflictos lleguen a su punto álgido. Y expresar exactamente lo que se quiere decir.


 ACTUAR DE MANERA REALISTA


Establecer parámetros dentro de lo posible no de lo probable. Lo cuál quiere decir, dentro de lo que se quiere lo que se puede.


El lenguaje construye y sí yo creo que mi realidad es imposible, eso será: terrible, llena de dudas, sin posibilidades para resolver los conflictos, o problemas. Pero si creo que puedo o que tal vez, existe una forma de resolverlo, lo resolveré.

Las palabras construyen nuestras realidades. La reflexión y la invitación es seamos impecables con nuestras palabras, y yo agrego no sólo con nuestras palabras, con las emociones y acciones que llevan esas palabras.

Por que el conjunto de palabras, emociones y actitudes crean nuestras realidades. Las preguntas a reflexionar son:

Qué quiero de mi vida, y como lo expreso?
Qué quiero de los demás y cómo se los transmito?

Por tanto, seamos impecables con nuestras palabras, porque ellas expresan nuestro ser y con ellas creamos nuestra realidad y de los demás que tanto amamos.

Sí esta columna le parece interesante escríbame y si no también.

Visita esta nuestra editorial
www.cecreto.com

martes, 4 de septiembre de 2012

La otra cara de la migración...

CALIDAD DE VIDA EMOCIONAL Y SU IMPACTO EN LO SOCIAL...


 


Periodismo de calidad...
Ana Giorgana

Terapeuta y Experta en temas de calidad de vida.



El fenómeno de la migración no puede verse únicamente como un factor económico que permite un cierto respiro a las familias en su entorno. Es indudable que esta circunstancia de los migrantes afecta de manera importante el tejido social de las comunidades en las que se observa con mayor frecuencia.

Al partir alguno de los padres de familia, o ambos, los lazos familiares se fracturan y quedan problemáticas que no han sido atendidas en aquellas personas que son actores pasivos de este fenómeno. Principalmente los niños, los adolescentes, y en muchos casos, las mujeres se convierten en cabezas de familia.

La fragmentación de los vínculos familiares violenta de entrada la composición de esas sociedades y de cada uno de los miembros que la componen, principalmente, los más pequeños. Si bien es cierto, cuentan con una mejora económica, no siempre esta situación redunda en un mejor bienestar y calidad de vida.

La experiencia con las personas que se quedan en sus hogares sufre una transformación importante. Hijos que tal vez no vuelvan a saber de sus padres. Pequeños que quedan a cargo de madres con una gran responsabilidad. Cuidados y educados solo por mujeres. La figura masculina, por lo general, brilla por su ausencia.

Y es literal. Brillar por la ausencia en un sentido psicológico quiere decir padres idealizados que no conocen, que se los imaginan y que no se encuentran presentes en sus vivencias más profundas y en sus logros y fracasos de vida. Ausentes por completo en su desarrollo.

En mi experiencia en estas comunidades y en el vivir con ellos sus procesos de cura en talleres y cursos me he podido percatar que estas grandes ausencias de ambos padres o de algunos de ellos, deja importantes huellas de abandono en la psicología de estas generaciones que se quedan esperando el regreso o anhelando el encuentro para irse a unir con ellos.

Su propia realidad psicológica se encuentra marcada por un cierto descuido, justificado o no, la vida psicológica profunda no conoce de razones. Únicamente se vive y se experimenta la realidad de los hechos desde una psicología en formación.

La otra cara de la migración tiene que ver con los que se quedan. Con los que no migran pero a fuerza de vivirlo acaban por migrar en sus emociones. Parte de sus raíces se han ido. Algunos volverán otros no.

Los que corren con una mejor suerte quedan al cuidado de un familiar que los cobija. 

Otros, sin en cambio, padecen los maltratos, el abuso y hasta la violación de tíos, primos o hasta de las mismas familias. Muchos de ellos, no reciben el fruto económico que se les envía.



Abandonados a su suerte quedan en su experiencia. Ésta es una población que requiere ser atendida en su vida. Es una voz que se ahoga porque no ha sido escuchada, y eso, es lo más preocupante.

Requerimos repensar no sólo en los que se van que también cuentan con sus propios conflictos y problemática, pero quedan aquellos que necesitan atención, cuidado y que merecen una mejor calidad de vida en su individualidad y en sus comunidades.

Mirarlos es ver una parte de ciertos grupos de mexicanos que también tienen una historia que contar y que ser escuchada. Es una responsabilidad que nos corresponde a todos y cada uno de los que vivimos en este país. 

Es necesario salir de una corta visión de la migración y sus implicaciones.
Gracias por ser parte de esta columna.


Suscríbete a nuestro boletín

foxyform